Encuadre

El control de los principales medios de difusión, así como de los contenidos que producen, por parte de los gobiernos y corporaciones está cada vez más presente. Así, los medios de comunicación privados están en manos de los bancos y las grandes compañías, mientras que los medios públicos son manipulados por los gobiernos.

Por otro lado, cada vez menos empresarios mediáticos controlan las redes de información tradicional, lo que se traduce en la uniformización del discurso y la eliminación del pensamiento crítico. Una sociedad diversa, justa y solidaria ha de contar con pluralidad de medios; públicos, comerciales, comunitarios… que reflejen la disparidad ideológica, política y cultural de la comunidad, medios gestionados con independencia económica y con libertad ideológica.

Ante esta situación, es urgente “establecer contactos” y encontrar formas de apoyo mutuo entre aquellos que se ocupan de la información independiente y aquellos que están a la vanguardia de la transformación social. Es necesario y apremiante realizar esta tarea a partir de la base social, allí donde el cambio ya se está manifestando.

La propuesta de un periodismo no violento e independiente, que da voz a los movimientos sociales y difunde experiencias concretas del activismo social, representa una oportunidad para la construcción de una nueva sensibilidad, nuevos valores y nueva forma de actuar en conjunto.

Acciones en marcha

 

trabajan en esta area

Pressenza